(RV).- A la hora del Ángelus del sábado 26 de diciembre, memoria litúrgica de San Esteban, primer mártir cristiano, el Papa Francisco destacó que tras la contemplación de la Solemnidad de la Navidad  y, en consecuencia, del amor misericordioso de Dios, en esta ocasión vemos la respuesta coherente del discípulo de Jesús, que da su vida. De hecho, tras el nacimiento en la tierra del Salvador; nace para el cielo su testigo fiel. Y añadió que si bien aparecen siempre las tinieblas del rechazo de la vida, la luz del amor brilla más fuerte porque vence el odio e inaugura un mundo nuevo.

El Santo Padre puso de manifiesto un aspecto singular del relato de los Hechos de los Apóstoles, que acerca a San Esteban al Señor. Y es el hecho de morir perdonando al igual que Jesús. También afirmó que Esteban es mártir, que significa testigo, porque se comporta como el Señor Jesús, rezando, amando, donando y, sobre todo, perdonando, puesto que el perdón es la máxima expresión del don.

El Obispo de Roma invitó a peguntarnos ¿para qué sirve perdonar? Y explicó que encontramos una respuesta precisamente en el martirio de Esteban, quien también perdonó al joven Saulo – que perseguía a la Iglesia –  y que gracias al perdón recibido llegó a ser Pablo, el gran Santo, Apóstol de las gentes. Por esta razón, el Papa Bergoglio afirmó que “Pablo nace de la gracia de Dios y del perdón de Esteban”.

Al mismo tiempo, el Pontífice dijo que también nosotros nacemos del perdón de Dios. Y no sólo en el Bautismo, sino cada vez que somos perdonados. Mientras sólo cuando somos amados podemos amar a nuestra vez y jamás debemos cansarnos de pedir el perdón divino, porque sólo cuando somos perdonados aprendemos a perdonar.

Francisco admitió, como ha hecho otras veces, que perdonar es siempre muy difícil. De ahí su recomendación a aprender a disculpar las pequeñas o grandes ofensas de cada día mediante la oración, como hizo Esteban. Y debemos hacerlo – dijo – comenzando por nuestro propio corazón: sólo podremos afrontar “el resentimiento que experimentamos, encomendando a quien nos ha hecho el mal a la misericordia de Dios”.

Descubriremos así – dijo el Papa –  que la lucha interior  para perdonar purifica del mal y que la oración y el amor nos liberan de las cadenas interiores del rencor. Antes de rezar a la Madre de Dios, el Pontífice invitó a encomendar a María a las tantas personas que, como San Esteban, padecen persecuciones en nombre de la fe, para que la Virgen oriente nuestra oración, a fin de que recibamos y donemos el perdón.

(María Fernanda Bernasconi – RV). 

Después de la oración a la Madre de Dios que rezó junto a los fieles el día de la festividad de San Esteban, el Papa saludó a los fieles llegados desde diferentes países del mundo y renovó su invitación a admirar al Niño Jesús que suscita misericordia y amor. Escuchemos:

 Queridos hermanos y hermanas,

Saludo a todos ustedes peregrinos, provenientes de Italia y de diferentes países. Renuevo a todos ustedes mi deseo de que la contemplación del Niño Jesús, junto a María y a José, pueda suscitar una actitud de misericordia y de amor recíproco en las familias, en las comunidades parroquiales y religiosas, en los movimientos y en las asociaciones, en todos los fieles y en las personas de buena voluntad.  

En estas semanas he recibido muchos mensajes con felicitaciones desde Roma y desde otras partes. No me es posible responder a cada uno. Por lo tanto, expreso hoy a todos mi vivo agradecimiento, especialmente por las oraciones.  

Buena fiesta de San Esteban y por favor no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta la vista!

(MZ-RV)

(from Vatican Radio)

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y así poder recibir las noticias de la Iglesia Católica en el mundo y del Santo Padre el Papa Francisco por email.

powered by MailChimp!
Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado