Los días y las noches, con su vertiginoso sucederse, no son sino la larga noche de la vida. Una noche que va devanando sus horas entre sueños y pesadillas en la búsqueda afanosa del Día sin fin de la Eternidad.

Estos breves pensamientos de la Madre Trinidad son, para el alma que los saborea, como la aurora pujante que anuncia ese gran Día sin noche en el que, si somos fieles, también nosotros estaremos “¡Con Dios para siempre!”.

 

 

          Un día iremos a la Eternidad para siempre… ¡Qué dulce esperanza! ¡Para siempre…, cara a cara con Dios en la llenura del amor puro! ¡Sueño de amor en repletura de conquista…! (8-1-75)

  

          Cuando aparezca Dios en su luz infinita y te diga: Iglesia, ven a Mí, entonces, como el que despierta de una dura pesadilla, podrás decir: «¡Estoy en la Eternidad, y esto es para siempre!» (14-1-67)

  

          Si el encuentro con Dios en el destierro llena el alma hasta la médula del ser, ¿qué será el total y definitivo encuentro en la eterna luz del claro día? (24-7-70)

  

          Cuando se acabe la noche y amanezca el día eterno, entonces podremos decir: ¡No soñamos, estamos en la Eternidad! (14-1-67)

  

          Llegará un día en el cual no habrá más noche, en el que el «Imprincipio» llenará tu fin; y ése será el día de la Eternidad. (14-1-67)

  

          En la Eternidad, para vivir de Dios, estamos fuera del tiempo, vivimos de otra manera distinta y distante de aquí, en el eterno amanecer del Sol sin sombras, en el Principio sin principio. En… ¡Dios para siempre, para siempre! (17-4-67)

  

          ¡Se acabó el tiempo! ¡Llegó el fin…! Dios siempre mirándome y mirado por mí en luz: ésta es la Eternidad… (14-1-67)

  

          La Eternidad es el día interminable de oración sabrosa, vivida en la compañía de la Familia Divina en plena luz. (31-1-67)

  

 

 
Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia
 

 

The post ¡Con Dios para siempre! appeared first on La Obra de la Iglesia. Blog.

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y así poder recibir las entradas del blog de La Obra de la Iglesia por email.

powered by MailChimp!
Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado