virgen

«Cuando buscas a quien consolar, siempre lo hallas. Todas las almas están dispuestas a que las consueles, y entonces todas se entregan, todas se dan, todas se olvidan de sí, todas se enamoran. Pero, cuando Tú clamas buscando consuelo y, dejándolas en abandono para que te consuelen, buscas quien te consuele, no lo hallas».

La entrada El que es el descanso eterno se queja: “Busqué quien me consolara y no lo hallé” aparece primero en La Obra de la Iglesia.

Powered by WPeMatico

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y así poder recibir las entradas del blog de La Obra de la Iglesia por email.

powered by MailChimp!
Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado