Sorprende pensar que la muerte, que parece vence a todos, es el último enemigo que venceremos de modo definitivo… la muerte de cada uno de nosotros es nuestro trauma y nuestro triunfo. Muriendo vencemos nuestra naturaleza caída, la cual, liberada de toda atadura, alcanza nuevamente su plenitud, porque proclama que sólo Dios es.

Por encima del arma preferida de nuestro enemigo, que es la mentira y la muerte, brilla finalmente la Verdad y la Vida. Y brilla también la Misericordia de Dios, que nos concede reconocer su Gloria.

 

 

          La muerte es la rendición del hombre ante Dios, que, con la destrucción de su ser, le dice: Tú sólo eres de por ti, y lo que no eres Tú, no es más que lo que Tú quieres que sea, en tiempo, realidad y ser. (8-5-70)

  

          Un hombre muerto está diciendo a Dios con su destrucción, en demostración de su total impotencia: Tú sólo eres. (8-5-70)

  

          La soberbia del hombre termina con y en su destrucción el día de la muerte, sometiéndose al que Es, en manifestación de su nada ante el Todo, que para serlo todo, se es en sí, la Resurrección y la Vida por sí mismo. (8-5-70)

  

          Gracias, Señor, por el descanso que me das, al saber que un día, con mi muerte, yo seré una demostración visible de que Tú sólo eres, y de que yo no soy. (8-5-70)

  

          El día que el hombre dijo a Dios que «no», murió; y con su muerte, en rendición total, clamó escalofriantemente: Tú sólo eres, y todo lo que no eres Tú, a ti te está sometido. Yo hoy lo demuestro con mi destrucción y fracaso total, pues, si Tú no me resucitas, ya nada soy capaz de ser ni hacer. (8-5-70)

  

          Señor, Tú que eres la resurrección y la vida, dáteme a mí para poder volver a ser en ti, por ti y para ti. (8-5-70)

  

          La muerte es la consecuencia del «no te serviré», y la rendición del hombre, diciendo con su destrucción: «Tú sólo eres de por Ti, y yo dependo total y exclusivamente de tu voluntad; lo reconozco, en Ti espero». (8-5-70)

  
 
Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia
 

 

Suscribirse al blog de “La Obra de la Iglesia”, por email o al RSS/Atom

— Delivered by Feed43 service

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y así poder recibir las entradas del blog de La Obra de la Iglesia por email.

powered by MailChimp!
Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado