Hay una guerra abierta y continua entre el Yo divino subsistente y nuestro yo pequeñito y rebelde.

Si nuestro “yo” vive en la verdad, disminuye, y en el todo de Dios aumenta, alcanzando su verdadera dimensión. Si nos ponemos en nuestro sitio descubriremos el todo de Dios… que nos predispone para llenarnos de su Misericordia.

 

 

          Cuando mi miseria y pequeñez me tienen en la verdad de mi nada, mi gozo se acentúa al ver que sólo Dios se es. (17-7-62)

  

          En tu poder se manifiesta mi pobreza. Es el poder de Cristo el que efectúa toda la obra de nuestra santificación, y en su poder brilla su gloria, como en nuestra debilidad se manifiesta su poder. (1-2-67)

  

          Cuando te parezca que no puedes más, piensa que es la Potencia infinita la que te sostiene; y, ante tal poder, ¿quién dudará? (8-3-67)

  

          Todo cuanto tengo, lo he recibido y, como lo recibí, lo puedo perder; por lo tanto, mi postura tiene que ser confiar en que quien me lo dio, no me lo quitará, y reconocer que, de por mí, nada soy ni tengo; procurando mantenerme en esta verdad, que me hace humilde y me capacita para recibir nuevos dones. (8-5-70)

  

          De tanto ahondarme en la bajeza de mi nada, me perdí en Dios, y allí, en un descuido amoroso de Éste, sorprendí, en el sacro silencio del Infinito Ser, a la Virginidad Eterna rompiendo en una Fluyente luminosa de infinita Caridad, donde la escondida y sustancial Palabra está siendo engendrada en el instante instantáneo de serse Tres el que Se Es. (18-12-60)

  

          Cuando quise encontrar al Todo, me hundí en mi nada, y ahí, en la nada de mi nada, abismada y adorante, me perdí del todo en el Todo. (18-12-60)

  

          Cuando la miseria de mi nada me desploma en tierra, adoro, desde mi abismo, al Abismo insondable e infinito de mi Todo. (18-12-60)

  

          Gracias, Señor, porque yo soy la nada y Tú eres el Todo. (18-5-61)

  

 

 
Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia
 

 

Suscribirse al blog de “La Obra de la Iglesia”, por email o al RSS/Atom

— Delivered by Feed43 service

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y así poder recibir las entradas del blog de La Obra de la Iglesia por email.

powered by MailChimp!
Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado