Se han celebrado las III Jornadas Martiriales en Barbastro dedicadas a los mártires españoles del siglo XX. El tema ha sido “Las familias cristianas, semillero de vocaciones”. Durante tres días se han pronunciado una docena de conferencias, una de las cuales ha sido sobre las familias de los mártires sevillanos, a cargo del profesor de Historia Federico Jiménez de Cisneros, estudioso del tema. Quedó clara la importancia del ambiente familiar en la vida de los mártires, que entregaron la vida por Dios y por la Iglesia, dedicaron su vida a ayudar a los más necesitados, aceptaron morir por amor a Jesucristo, y murieron perdonando a sus verdugos.

La conferencia estaba basada principalmente en la Causa de beatificación y canonización del siervo de Dios Manuel González-Serna Rodríguez, sacerdote, y compañeros mártires, que corresponde a los mártires de la archidiócesis de Sevilla en el siglo XX. Esta Causa está formada por veintiuna personas, diez sacerdotes, un seminarista y diez seglares, de ellos una mujer. El conferenciante se detuvo en algunos casos singulares de los siervos, tanto eclesiásticos como seglares, para apoyar las conclusiones: la religiosidad de las familias, el ambiente religioso, la vivencia de la fe, la conciencia del martirio y su ejemplo testimonial.

 

(En la foto, mons. Juan Antonio Martínez, obispo auxiliar de Madrid, con el profesor Federico Jiménez de Cisneros y con Martín Ibarra, coordinador de las Jornadas y presidente de la Comisión Histórica para la Causa de los Mártires de la diócesis de Barbastro – Monzón)

Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado