El Arzobispo de Sevilla, mons. Asenjo Pelegrina, presidió ayer una misa en memoria de las víctimas de los recientes atentados terroristas. La Eucaristía tuvo lugar en la Parroquia del Sagrario de la Catedral y a ella acudieron multitud de fieles y representantes del Cuerpo Consular acreditado en Sevilla.

Durante su homilía, el Arzobispo condenó el terrorismo, al que acusó de “ciego, inhumano y nunca justificable”, y recordó que la Palabra de Dios “alimenta la fe y consolida la esperanza, responde a nuestros enigmas y conforta nuestros corazones”, por lo que animó a apoyarse en ella para superar este duro trance. Mons. Asenjo también hizo referencia a los familiares de las víctimas, “al pueblo de Francia y los pueblos de Europa”, y pidió orar “por las autoridades y las fuerzas y cuerpos garantes de nuestra seguridad”. Además, encomendó al Señor la recuperación de los heridos.

Por otra parte, hizo una llamada a la misericordia pidiendo que “el Señor convierta las mentes y, sobre todo, los corazones de los terroristas para que cesen sus amenazas cainitas contra la vida, la libertad y la paz de nuestros pueblos”.

También destacó que “el poder del terror, la osadía de los terroristas que asesinan en nombre de Dios, pero que en realidad plantan cara a Dios, quedarán vencidos, más tarde o más temprano, por el poder del amor de Cristo, el único definitivamente victorioso”. Por último, el Arzobispo de Sevilla tuvo palabras para las otras víctimas anónimas “de la locura intransigente del islamismo radical en Europa, Asia y África”.

Galería fotográfica de la misa (Miguel Ángel Osuna).

Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado