Monseñor Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla, ha manifestado su agradecimiento a los sevillanos por la generosidad que demuestran hacia la Iglesia. Una generosidad que se hace patente “por ejemplo al poner la crucecita en la declaración de la renta, en las colectas y en los legados y donaciones que destinan a la Archidiócesis”.

En declaraciones al programa ‘El Espejo’ de COPE Sevilla, el Arzobispo ha repasado el momento actual de la Iglesia en Sevilla, “una diócesis viva, en camino, que tiene muchísimas instituciones heredadas del pasado y otras que van surgiendo en estos años al servicio de nuestros fieles”. Entre estas instituciones ha citado a las hermandades, “que para tantas personas son camino y sacramento del encuentro con Dios, escuelas de formación cristiana y estoy seguro que para muchos cofrades talleres de santidad, como deseaba que fueran las hermandades el papa Benedicto XVI”, ha subrayado.

Cuestionado por las fuentes a las que acude a diario para fortalecerse espiritualmente, monseñor Asenjo ha destacado la oración diaria: “sin oración todo se debilita, cualquier escándalo, cualquier defección, cualquier traición es posible. Sin vida interior no puede haber caridad pastoral”, ha subrayado. También ha repasado los temas que más le preocupan en su ministerio episcopal, entre ellos “la secularización envolvente, que es una realidad casi tangible con las manos”. En este sentido ha comentado que le preocupa “el debilitamiento del compromiso cristiano de tantos fieles, la secularización interna de la Iglesia, es decir, la tendencia a mimetizarnos con el ambiente, con la cultura ambiental, la cultura materialista, la cultura inmanentista, que nos mueve a veces a mimetizarnos, a confundirnos con el ambiente, a bajar los niveles en la doctrina y en la moral para que la Iglesia no resulte repulsiva o antipática”. El Arzobispo de Sevilla considera este mal como “el mayor y más fatal de la Iglesia en estos momentos, en España, en Occidente y por supuesto un poquito también en Sevilla”. ¿Cómo se cambia esta dinámica? Para monseñor Asenjo, “de esto se sale” y la solución pasa por “la necesaria conversión pastoral y, previamente, la necesaria conversión personal”.

Un referente en la iniciación cristiana para otras diócesis

Preguntado por la nueva normativa diocesana en materia de iniciación cristiana, que prevé entre otras cosas una serie de requisitos para el sacramento del matrimonio o, más concretamente, el papel de los padrinos en esta etapa, el Arzobispo ha valorado el Incremento de las confirmaciones: “el año pasado unas 30.000 personas, triplicando las cifras anteriores. Eso quiere decir que hay muchísima gente que participa en las catequesis, algo se les quedará, algún compromiso con la Iglesia adquirirán”, ha señalado. En su opinión, “exigir que los novios vayan al matrimonio bien preparados, que los padrinos se tomen en serio el ministerio y la obligación que adquieren, yo no creo que sea malo. Podrá ser discutible o podrá ser incómodo para tantos, pero desde luego pastoralmente no es malo. Otros obispos y otras diócesis nos están copiando”.

“Es una obligación religiosa pedir por la propia patria”

Tampoco ha obviado en esta entrevista la actualidad política. Tras advertir que “la Iglesia no debe entrar en política”, y que le molesta “cuando algún sacerdote hace mítines en vez de homilías”, ha asegurado que reza por España y por la lluvia. Respecto a lo primero, afirma que es “una obligación religiosa pedir por la propia patria”, y añade que pide por su unidad: “la unidad de nuestra patria es un bien moral, no solamente un bien histórico, un bien moral acrisolado a lo largo de cinco siglos, algo que a nadie le es licito ni romper, ni despreciar ni destruir. Rezo por España y –añade- rezo por los gobernantes, para que el Señor les dé lucidez, generosidad, sinceridad, altura de miras para buscar siempre la paz, la justicia, la libertad, el bien común de nuestro pueblo, por encima de sus intereses personales o partidistas”.

Monseñor Asenjo concluyó la entrevista alabando la generosidad de los sevillanos con la Iglesia. Y puso algunos ejemplos prácticos: “en la crucecita para la Iglesia en la declaración de la renta estamos en el ranking nacional en los primeros lugares, con casi el 45% de los sevillanos. Teniendo en cuenta que muchas declaraciones son comunes, superamos el 50%, y teniendo por otra parte en cuenta que hay muchas personas que no tienen la obligación de hacer la declaración de la renta, en Sevilla marcan esa equis una inmensa mayoría”. Al respecto reiteró su gratitud a la generosidad de los sevillanos en las colectas, una generosidad que se concreta en la colecta pro Terra Santa de los Viernes Santos, “donde somos la segunda diócesis de España”, o en la del Óbolo de San Pedro, donde figuramos en tercer lugar.

Tres años para la presentación de la renuncia al papa

No pierde la cuenta de los años que lleva sirviendo como pastor a la Iglesia en Sevilla, y recuerda que le quedan tres años de episcopado. El 15 de octubre de 2010 presentará la renuncia al Santo Padre, y “hasta entonces voy a seguir en la brecha trabajando cuanto sé y puedo”. Pero pedirá al papa que cuanto antes le acepte la renuncia, “porque estoy convencido de que ese periodo que va desde la presentación de la renuncia al nombramiento del sucesor es un tiempo poco fecundo pastoralmente”.

 

Powered by WPeMatico

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y así poder recibir las noticias de la Iglesia en Sevilla por email.

powered by MailChimp!
Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado