La iglesia de San Esteban es filial de la Parroquia de San Bartolomé y San Esteban. En la actualidad, cuenta con un rector propio: D. José Robles Gómez.

Es también sede de la Hermandad de San Esteban y de la Hermandad de Nuestra Señora de la Luz.

Bajo la dirección del Rector y de acuerdo con la Parroquia, en esta iglesia se ofrecen varios servicios religiosos y culturales.

Para más información:

Esta iglesia se levanta sobre el solar de una antigua mezquita, consagrada como iglesia parroquial por mandato del rey Fernando en el año 1249.

El templo actual data de finales del siglo XIV, y ha sido sometido a distintas reformas durante los siglos XV, XVII y XVIII.

La iglesia fue una de las veinticinco primitivas parroquias de Sevilla, y a ella se encuentra muy vinculada la Casa de Medinaceli, dueña de la Casa de Pilatos. A este respecto, durante la revolución de 1868, cuando el templo fue cerrado, la imagen de Nuestra Señora de la Luz pasó a tener su sede provisional en dicho palacio, donde se le rindió los cultos que tradicionalmente se le daban en el interior del templo.

En el siglo XX fue reparada entre los años 1926 y 1928 bajo la dirección de Juan Talavera y Heredia; nuevamente se restauró en 1970 a cargo de José Menéndez Pidal, y posteriormente en 1989.

La iglesia de San Esteban está catalogada como Bien de Interés Cultural desde 1968.

Arquitectónicamente, pertenece al grupo de las Iglesias gótico-mudéjares de Sevilla, y tras los últimos trabajos de rehabilitación realizados entre los años 1990 y 1994 el templo muestra sus características constructivas con todo su esplendor.

Interiormente, se organiza según tres naves longitudinales levantadas con fábrica de ladrillo, la central más ancha y alta que las laterales, separadas por altos pilares también de ladrillo sobre los que apoyan los arcos apuntados que soportan la cubierta resuelta a base de una armadura de estilo mudéjar.

El presbiterio, es profundo y estrecho, acabado en ábside poligonal, que se cubre con bóveda de piedra dividida en tramos por nervaduras góticas. El retablo mayor es obra de Luis de Figueroa, de 1629, y cuenta con siete lienzos de Francisco de Zurbarán y dos atribuidos a los hermanos Polanco.

En el exterior, posee dos magníficas portadas ojivales en piedra, abocinadas y con arquivoltas. La torre, adosada al testero de la nave de la epístola, es producto de varias restauraciones posteriores. Edificada a finales del siglo XVII por Juan Gómez, padeció los efectos del terremoto de Lisboa de 1755, siendo entonces reconstruida según proyecto de Pedro de Silva en el año 1758.

+ La iglesia

La iglesia de San Esteban es filial de la Parroquia de San Bartolomé y San Esteban. En la actualidad, cuenta con un rector propio: D. José Robles Gómez.

Es también sede de la Hermandad de San Esteban y de la Hermandad de Nuestra Señora de la Luz.

Bajo la dirección del Rector y de acuerdo con la Parroquia, en esta iglesia se ofrecen varios servicios religiosos y culturales.

Para más información:

+ Historia

Esta iglesia se levanta sobre el solar de una antigua mezquita, consagrada como iglesia parroquial por mandato del rey Fernando en el año 1249.

El templo actual data de finales del siglo XIV, y ha sido sometido a distintas reformas durante los siglos XV, XVII y XVIII.

La iglesia fue una de las veinticinco primitivas parroquias de Sevilla, y a ella se encuentra muy vinculada la Casa de Medinaceli, dueña de la Casa de Pilatos. A este respecto, durante la revolución de 1868, cuando el templo fue cerrado, la imagen de Nuestra Señora de la Luz pasó a tener su sede provisional en dicho palacio, donde se le rindió los cultos que tradicionalmente se le daban en el interior del templo.

En el siglo XX fue reparada entre los años 1926 y 1928 bajo la dirección de Juan Talavera y Heredia; nuevamente se restauró en 1970 a cargo de José Menéndez Pidal, y posteriormente en 1989.

+ Arte

La iglesia de San Esteban está catalogada como Bien de Interés Cultural desde 1968.

Arquitectónicamente, pertenece al grupo de las Iglesias gótico-mudéjares de Sevilla, y tras los últimos trabajos de rehabilitación realizados entre los años 1990 y 1994 el templo muestra sus características constructivas con todo su esplendor.

Interiormente, se organiza según tres naves longitudinales levantadas con fábrica de ladrillo, la central más ancha y alta que las laterales, separadas por altos pilares también de ladrillo sobre los que apoyan los arcos apuntados que soportan la cubierta resuelta a base de una armadura de estilo mudéjar.

El presbiterio, es profundo y estrecho, acabado en ábside poligonal, que se cubre con bóveda de piedra dividida en tramos por nervaduras góticas. El retablo mayor es obra de Luis de Figueroa, de 1629, y cuenta con siete lienzos de Francisco de Zurbarán y dos atribuidos a los hermanos Polanco.

En el exterior, posee dos magníficas portadas ojivales en piedra, abocinadas y con arquivoltas. La torre, adosada al testero de la nave de la epístola, es producto de varias restauraciones posteriores. Edificada a finales del siglo XVII por Juan Gómez, padeció los efectos del terremoto de Lisboa de 1755, siendo entonces reconstruida según proyecto de Pedro de Silva en el año 1758.

Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado