El pasado fin de semana se publicó en el semanario diocesano Iglesia en Sevilla un texto inédito de Madre María de la Purísima, coincidiendo con su canonización la mañana del 18 de octubre en la Plaza de San Pedro del Vaticano. El texto lo escribió en agosto de 1981, quince meses antes de que San Juan Pablo II beatificara a sor Ángela de la Cruz en el curso de su primera visita a Sevilla. Un tiempo sin duda de espera, de preparativos en la casa general de la Compañía de la Cruz, que la madre general aprovechó para dejarnos unos consejos de nuestro “paso por la tierra”, y afirmar que “la santidad grande está en cumplir los deberes pequeños de cada instante”.

Madre María de la Purísima3Oigamos al Señor que nos dice: “Quien es fiel en lo poco también lo es en lo mucho”.

La perseverancia es gracia venida de Dios, es algo que he de pedir y esperar de su misericordia; pero como en todas las gracias, existe el ejercicio de nuestra libertad: nuestra correspondencia.

En nuestro paso por la tierra, camino hacia el cielo, podemos perseverar siempre porque Cristo nos ha ganado las gracias necesarias para perseverar.

Cristo se ha hecho Camino ¿podemos perder la esperanza de llegar?  Camina, camina segura con Cristo, no mires atrás, no te detengas, no te apartes de El, no caigas en el camino, no tropieces.  Con tal que cuides esto, habrás llegado.

Camino que no lo puede corroer la lluvia, ni asaltar los ladrones.  En él encontraremos serios obstáculos. Es verdad que Cristo es nuestro camino y compañero, pero llevamos dentro de nosotras mismas unos enemigos que atacan nuestra perseverancia, sobre todo:

1.- El amor propio desordenado que exige para nosotros lo que sólo debe ser para Dios.

2.- La soberbia que crece, cuando después del fracaso y de la derrota, no ve la mano bienhechora del Señor; se cree perdida y comienza la imaginación a poner obstáculos que no son realidad, sumergiendo al alma en la penumbra y oscuridad, se hunde en un tortuoso calvario, pero allí no está el Señor, porque donde está El, el alma se goza y tiene paz.

Hemos de mirar las caídas con humildad levantarnos con presteza para seguir caminando. Tenemos que contar con el fracaso, pero no podemos admitir la oscuridad que da la soberbia en él.

No podemos engañamos creyéndonos que todo va a ser fácil, las mayores dificultades las tenemos dentro de nosotros, son esos monstruos que tenemos dormidos, pero que se despiertan, son capaces de hacer en nosotros los mayores estragos.

Por eso, para perseverar, hemos de colocarnos en la humildad, para ver nuestra nada y apoyarnos en la fortaleza de Dios. Ver nuestros fracasos y caídas, aceptarlos con paz, de este modo no nos separarán del camino.

3.- La lucha en las cosas pequeñas que a veces descuidamos. Hemos de convencernos que el mayor enemigo de la roca no es el pico o el hacha, sino esa agua menuda que va calando gota a gota y se mete entre las peñas hasta arruinar su estructura.

El peligro más fuerte para todas las alma es esquivar, despreciar la pelea en las cosas pequeñas que la hacen quebradiza, insensible a la voz de Dios. Por eso hemos de recordar las palabras del Señor: “Quien es fiel en lo poco es fiel en lo mucho”.

Lo poco es lo cotidiano, lo diario. El Señor nos recuerda: dedica sin regateo el tiempo necesario a la oración, sonríe a quien lo necesite, aunque tengas el alma dolorida, lucha en cada instante, vive con fidelidad el cumplimiento del deber, acude a quien te busque, practica la justicia y amplíala con la caridad.

Son estas y otras nociones las que sentimos como aviso silencioso que nos llevan a encontrar el camino.

La vida interior está hecha de muchos actos pequeños de amor en los que podemos ser fieles: espíritu de mortificación, puntualidad en el trabajo, amabilidad en el trato, orden y cuidado en los instrumentos de trabajo, saber dar las gracias, no criticar, no ser susceptible, pedir por quien lo necesite. Así se puede manifestar la caridad; cosas pequeñas que están al alcance de todos.

La santidad grande está en cumplir los deberes pequeños de cada instante. Pocas cosas grandes tenemos para poder ofrecer al Señor.

Para ser fiel en estas cosas pequeñas se necesita mucho amor de Dios. El descuido habitual de lo pequeño, nos acerca a la tentación grande, a la tibieza, que nos hace insensibles a las insinuaciones del Espíritu Santo.

De la falta de lucha en los pecados veniales e imperfecciones, nace un verdadero abandono que nos va predisponiendo para faltas cada vez mayores.

La costumbre llega a conseguir que no se aprecie el pecado; lo que se endurece pierde la sensibilidad. Lo que está en putrefacción no nos duele porque está muerto. Cuando nos pinchan en parte sana, nos duele; entonces hay posibilidad de curar. Pero si ya está en putrefacción, no.

Ser fiel al momento que el Señor nos presenta, a lo pequeño, es la prueba que pone al discípulo en disposición para recibir lo grande: El Reino de Dios.

Ser fiel en lo pequeño es la mejor garantía de la perseverancia; la entrega se hace día a día, hora a hora, minuto a minuto.

4.- El decaimiento, desaliento ante la propia ruindad, es otro enemigo de la perseverancia.

Al comprobar que caemos a pesar de nuestros deseos de mantenemos firmes, es entonces el momento de acudir al Señor apoyándonos y abandonándonos totalmente en sus manos sabiéndote partícipe de la vida divina, podemos amar a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo.

No existe razón jamás para volver la vista atrás.

El Señor está a nuestro lado. Hemos de ser fieles, leales, comprender a los demás, encontrar en Cristo nuestro estímulo y superar nuestros propios errores; así todo ese decaimiento será también soporte para el reino de Dios.

Veamos nuestras debilidades pero con entusiasmo, alegría y convencimiento de que el Señor es Roca. El sentirnos parte de la Iglesia, alimentados por la acción del Espíritu Santo nos animará a sembrar cada día un poco y, la cosecha desbordará los graneros.

No olvidemos que nuestra vida interior necesita contrariedades y obstáculos para llegar a la meta. Así el alma se hace más humilde. Lo más importante para luchar es perseverar en detalles pequeños. Que la Cruz nos ilumine para percibirlo, que nos ayude a pelear, que no nos abandone a la hora de la caída para así levantarnos.

El Señor nos pide un batallar cada vez más profundo y amplio. En esta competición tenemos la obligación de forzarnos porque nuestra meta es la llegada al Cielo, de lo contrario nada hubiera valido la pena.

El amor a Nuestra Madre Santísima María será siempre la mayor garantía contra los enemigos de fuera y de dentro. Ella nos ha precedido, por eso la llamamos nuestra firme Esperanza y causa de nuestra alegría y felicidad.

Hemos de ser perseverante hasta el final.

Dios que ha comenzado la tarea de nuestra santificación, la llevará a cabo.

Vivamos alegres con esa confianza en Él.

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y así poder recibir las noticias de la Iglesia en Sevilla por email.

powered by MailChimp!
Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado