La Iglesia es Madre, y como tal sale al encuentro de las necesidades espirituales y materiales de sus hijos.

Cáritas parroquial es el fiel reflejo de esta solicitud amorosa y al mismo tiempo bien organizada de la Iglesia. No se limita a dar repuesta a las principales demandas provocadas por la crisis (alimentación, vivienda, acceso al empleo…). Más allá, su tarea consiste en hacerse cercana a las personas, reivindicar su dignidad, buscar con ellos respuestas a sus necesidades y descubrir sus potencialidades.

Es además una oportunidad de compromiso y solidaridad para las personas que se implican participando en los equipos o con aportaciones económicas.

Finalmente, pretende ser un espacio de coordinación con otras entidades generando, con ellas y con la sociedad, una red de ayuda, promoción y sensibilización.

«“Todo lo tenían en común” (Hch 4, 32): “Todo lo que posee el verdadero cristiano debe considerarlo como un bien en común con los demás y debe estar dispuesto y ser diligente para socorrer al necesitado y la miseria del prójimo” (Catecismo Romano 1, 10, 27). El cristiano es un administrador de los bienes del Señor (cf. Lc 16, 1, 3)».

Catecismo de la Iglesia Católica, 952

Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado