El primer mandamiento de la Santa Madre Iglesia es: «oír Misa entera todos los domingos y fiestas de guardar». Es la dulce obligación de asistir a lo más grande, a lo más hermoso, a lo más sagrado. Y es obligación porque nuestra Madre la Iglesia nos quiere hacer conscientes de que lo necesitamos para mantener viva nuestra fe. Además, las fiestas de precepto nos hacen vivir con especial fuerza un aspecto concreto de la vida del Señor o de la Virgen, o la santidad de nuestros hermanos del cielo. ¡Demos al Señor la prueba de nuestro amor con la asistencia a la Misa de las fiestas de precepto!

Son fiestas de precepto:

01/Enero Santa María, Madre de Dios
06/Enero Epifanía del Señor
19/Marzo San José, Esposo de la Virgen María
25/Julio Santiago Apóstol, Patrono de España
15/Agosto La Asunción de la Virgen María
01/Noviembre Todos los Santos
08/Diciembre La Inmaculada Concepción de la Virgen María
25/Diciembre La Natividad del Señor

No son días de precepto: el Miércoles de Ceniza, el Jueves Santo, el Viernes Santo, el 1 de mayo, el 12 de octubre ni el 30 de mayo (San Fernando); y tampoco el 28 de febrero (día de Andalucía) ni el 6 de diciembre.

Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado