El Señor nos busca. Él nos ama, y quiere que nos dejemos salvar por Él, que le dejemos entrar en nuestra vida, que formemos parte de su familia, que es la Iglesia.

Los mayores de 18 años no bautizados son invitados especialmente a conocer lo que Dios ha hecho por ellos, y a responder con el deseo de ser discípulos de Jesús en plenitud, a través del camino que les conducirá a ser plenamente discípulos de Jesús: la Iniciación Cristiana.

La Iniciación Cristiana de todos los mayores de 18 años se realiza mediante un itinerario que es a la vez catequético, litúrgico y espiritual, y que se ha denominado históricamente Catecumenado, y que suele durar dos años.

Para iniciar este proceso, es conveniente mantener un diálogo con el sacerdote solicitándolo en el Despacho parroquial.

La misión del padrino o la madrina es muy importante: consiste en ser guía y colaborar en el crecimiento espiritual del bautizando. Por ello, es esencial que sea una persona de fe, que cumpla con los requisitos especificados más adelante. Es posible tener un solo padrino, una sola madrina, o un padrino y una madrina. En caso de no encontrar una persona idónea entre los familiares y amigos de la familia, se puede solicitar a la parroquia que uno de sus miembros desempeñe esta función.

Requisitos para ser padrino:
Según el Código de Derecho Canónico y el Directorio para la Iniciación Cristiana de la Archidiócesis de Sevilla exigen:

  • Haber cumplido al menos 16 años.
  • Haber recibido el sacramento de la confirmación (debe constar como nota marginal en la partida de bautismo)
  • Asistir a las catequesis de preparación al bautismo.
  • Llevar una vida congruente con su fe, lo que comporta, entre otros:
    • No haber renunciado formal o notoriamente a la fe católica.
    • En su caso, haber recibido el sacramento del matrimonio.
    • Llevar una vida honrada.
  • No ser el padre o la madre del bautizando.

Una vez culminado el Catecumenado, el adulto recibirá en la misma celebración, normalmente presidida por el Obispo, los tres Sacramentos de la Iniciación Cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía.

Ver la liturgia de la celebración

+ Admisión

El Señor nos busca. Él nos ama, y quiere que nos dejemos salvar por Él, que le dejemos entrar en nuestra vida, que formemos parte de su familia, que es la Iglesia.

Los mayores de 18 años no bautizados son invitados especialmente a conocer lo que Dios ha hecho por ellos, y a responder con el deseo de ser discípulos de Jesús en plenitud, a través del camino que les conducirá a ser plenamente discípulos de Jesús: la Iniciación Cristiana.

+ Catecumenado

La Iniciación Cristiana de todos los mayores de 18 años se realiza mediante un itinerario que es a la vez catequético, litúrgico y espiritual, y que se ha denominado históricamente Catecumenado, y que suele durar dos años.

Para iniciar este proceso, es conveniente mantener un diálogo con el sacerdote solicitándolo en el Despacho parroquial.

+ Padrinos

La misión del padrino o la madrina es muy importante: consiste en ser guía y colaborar en el crecimiento espiritual del bautizando. Por ello, es esencial que sea una persona de fe, que cumpla con los requisitos especificados más adelante. Es posible tener un solo padrino, una sola madrina, o un padrino y una madrina. En caso de no encontrar una persona idónea entre los familiares y amigos de la familia, se puede solicitar a la parroquia que uno de sus miembros desempeñe esta función.

Requisitos para ser padrino:
Según el Código de Derecho Canónico y el Directorio para la Iniciación Cristiana de la Archidiócesis de Sevilla exigen:

  • Haber cumplido al menos 16 años.
  • Haber recibido el sacramento de la confirmación (debe constar como nota marginal en la partida de bautismo)
  • Asistir a las catequesis de preparación al bautismo.
  • Llevar una vida congruente con su fe, lo que comporta, entre otros:
    • No haber renunciado formal o notoriamente a la fe católica.
    • En su caso, haber recibido el sacramento del matrimonio.
    • Llevar una vida honrada.
  • No ser el padre o la madre del bautizando.
+ Celebración

Una vez culminado el Catecumenado, el adulto recibirá en la misma celebración, normalmente presidida por el Obispo, los tres Sacramentos de la Iniciación Cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía.

Ver la liturgia de la celebración

Abrir documento PDF

Ir al sitio web

Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado