Nuestra parroquia ha peregrinado a Fátima en el centenario de las apariciones de Nuestra Señora del Rosario a los tres pastorcillos en Cova de Iria.

Este es el año, también de la canonización de San Francisco y Santa Jacinta Marto, el 13 de Mayo, que junto con su prima, Lucía, fueron los receptores del mensaje que Nuestra Señora les fue comunicando a lo largo de los seis meses en que se les apareció, de mayo a octubre de 1917.

Para los peregrinos de la familia parroquial de San Bartolomé y San Esteban han sido unos días de cielo, vividos en familia y en comunión eclesial, y en un cálido ambiente mariano (a pesar del frío exterior). Nuestros corazones han ardido al recorrer los montes y parajes que pisaron los tres pastorcillos, y en los que Nuestro Señor, a través de su Santísima Madre, quiso compadecerse del mundo de nuevo a través de estos tres sencillos y pobres instrumentos.

En el viacrucis, donde evocamos con el Señor, las estaciones donde Nuestra Señora del Rosario de Fátima, el Ángel de la Paz, hablaron y se manifestaron a Lucía, Francisco y Jacinta.

Un mensaje universal y atemporal, porque es la llamada de Dios Padre, que es inmutable, de amor misericordioso para el hombre, de ayer, de hoy y de siempre.

Oración, penitencia, rezar el santo rosario y ofrecerse por la salvación de tantas y tantas almas abocadas al infierno.

En la Casa das Candeias, descubrimos la semblanza humana y sobre todo espiritual de San Francisco Marto y de su hermana Santa Jacinta. Fue el centro donde se elaboró todo el proceso.

Descubrimos dos niños normales, alegres, juguetones, sencillos, que respondieron sin temor y sin reservas a la petición de la Virgen. No entender, no saber, no les impidió ser fieles hasta el final, y entregar su vida en inmolación por la salvación de las almas, y en reparación del corazón ofendido de María y de Jesús.

La visita a la basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, donde veneramos los restos de los dos nuevos santos Francisco y Jacinta, el rezo del rosario y la celebración de la Santa Misa en la Capellina de las Aparaciones, nos preparó para que esa noche de sábado, acompañáramos a la Virgen con el alma encendida, como las antorchas encendidas que portábamos, en la procesión de las candelas.

 

El domingo, asistimos a la Santa Misa en la basílica de la Santísima Trinidad. Una celebración donde se vivió la universalidad de la Santa Iglesia, con más de treinta concelebrantes provenientes de los cuatro puntos cardinales.

Peregrinación vivida en familia, nuestra familia parroquial. Nos traemos en el corazón el deseo de seguir las peticiones de María a los pastorcillos de Fátima. Y dejamos a sus benditos pies, las intenciones y deseos de las almas más queridas por cada uno de nosotros.

Tras el reportaje fotográfico de nuestra peregrinación podrás encontrar links de interés con recursos sobre las apariciones y la devoción a Nuestra Señora del Rosario de Fátima.

Reportaje Fotográfico

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Recursos de interés

Página oficial SANTUARIO DE FÁTIMA

Casa das Candeias

Rezo del Santo Rosario

Canonización de Francisco y Jacinta Marto

Memorias de la Hermana Lucía

 

Introduce tu correo electrónico para suscribirte y así poder recibir las noticias y eventos parroquiales por email.

powered by MailChimp!

Leave a Reply

Necesitarás Adobe Reader para leer documentos pdf en este sitio. Descárgalo aquí si no lo tienes instalado